domingo, 3 de mayo de 2015

La madre que me parió

¡Buenas, queridos mierdistas! Con este post de hoy llegamos a la redonda e imponente cifra de 1.400 entradas en el Mierdiario, una cifra impensable cuando lo inauguré allá por 2006 y, como os dije el otro día, tengo preparado para vosotros un post especial que nunca había hecho antes aprovechando la circunstancia del día que es hoy. Así que, sin más dilación... mamá, bienvenida por fin a mi blog. Ya iba siendo hora de que aparecieras por él.

Mamá de Albret: Hola, hijo, muchas gracias.

Albret: De nada. Eres consciente de que todo lo que digas aquí lo va a ver el mundo entero, ¿no? Así que no menciones ni tu número de cuenta del banco, ni tu dni ni nada, que hay mucha gente mala ahí fuera. Tú no estás muy puesta en internet, ¿no?

MDA: Ni puesta ni no puesta, es que no estoy.

Albret: ¿No has pensado nunca en hacerte un blog, igual que el que tengo yo? Para que la gente, no sé, sepa tus opiniones del mundo, conozca tu historia, tus cosas...

MDA: Hijo, si no entiendo ni de internet ni del ordenador cómo quieres que ponga nada.

Albret: Yo te ayudo. Si es muy fácil, si soy capaz de hacerlo yo, cualquiera puede.

MDA: Es que, hijo, tú no estás aquí. Tú estás en Madrid y yo aquí y a mí no hay quien me enseñe.

Albret: Ahí me has dao. Hablando de Madrid, ¿cómo llevas eso de que tu hijo viva en Madrid y no en Málaga?

MDA: Yo quiero que sea feliz donde él quiera, que le guste y que esté bien. Si él está allí a mí no me importa estar sola porque si yo necesito a alguien tengo a quien me ayude y yo quiero que él esté donde le guste. Allí ya está acostumbrado y aquí no hay nada. Además allí tiene sus amigos, tiene su novia... está mejor. Yo estoy contenta de que esté él bien.

Albret: Y yo estoy contento de que tú estés contenta. Bueno, voy a dejar de hablar de mí mismo en tercera persona que luego me llaman egocéntrico. ¿Y tú me ves a mí viviendo en Madrid ya para siempre o crees que volveré a Málaga algún día ya para retirarme?

MDA: Pues hijo, no soy sabia pero yo creo que te tira más aquello ya.

Albret: Hombre, como tirarme sí, otra cosa es que me lo pueda permitir. O que acabe echando de menos esto por algún extraño motivo.

MDA: El futuro no se puede saber pero si te va bien allí... cualquiera sabe.

Albret: Ya que estamos hablando de mí, cuenta alguna anécdota mía de peque. Algo que sea humillante para que mi audiencia se ría un poco.

MDA: Bueno, historias... tienes muchas. Una de ellas es de cuando fuimos con tu padre a Galicia y como estabas acostumbrado a comer con tus hermanos, con tu padre, con todos, pues fuimos y en todos los sitios querías poner el plato y el cubierto para tus hermanos. "¡Aquí se pone uno, aquí se pone el otro...!" y si veías que no llegaban, pues no querías comer.

Albret: Qué idiota, ¿verdad? Siempre he sido un poco imbécil.

MDA: Pues no, porque los echabas mucho de menos y siempre decías "¿Ya nos vamos?" Y te quedaste bastante delgado porque no querías comer, como siempre te decíamos "Mañana nos vamos" y luego no nos íbamos pues...

Albret: Yo es que siempre he tenido alma de organizador de eventos, por lo que parece ser. De pequeñito organizaba comidas familiares, de mayor organizo cenas de antiguos alumnos y fiestas en mi piso... se ve que lo llevo en la sangre.

MDA: Tu padre quería invitar siempre a todo el mundo.

Albret: Ay... Te voy a hacer una pregunta que mucha gente me hace: ¿qué opinas de que a tu hijo siempre le haya gustado ver en la tele a hombres semidesnudos pegándose de hostias?

MDA: ¿Cómo?

Albret: La lucha libre, mujer. ¿Alguna vez pensaste que yo podía ser mariquita de tanto que me gustaba eso?

MDA: No, eso jamás. Eso se ve. Tú eres muy machote.

Albret: Es que mis amigos me lo dicen continuamente los muy hijos de puta.

MDA: Pues que no me lo digan a mí que les corto el cuello (risas)

Albret: Muy bien, eso es lo que quería oír. Bien, te voy a decir una serie de nombres de personajes famosos y me vas a decir qué opinión te merecen. Así rápido... el Rey Felipe VI.

MDA: Pues me parece bien, de momento. Lo veo bien preparado.

Albret: El Rey Juan Carlos I.

MDA: Ése ya me gusta un poco menos (risas). Cuando ha llegado a mayor se han empezado a saber muchas cosas de él, y...

Albret: Un poco putero, ¿no?

MDA: Sí. No, no me gusta mucho a mí, veo mejor al hijo.

Albret: La Merkel.

MDA: La veo... un poquillo dura.

Albret: La Pantoja.

MDA: Me gusta como canta pero lo que ha hecho no.

Albret: Bárcenas.

MDA: Un ladrón... pero que no le quitan lo que ha robado.

Albret: Rodrigo Rato.

MDA: Si es verdad lo que dicen que lo pague.

Albret: Belén Esteban.

MDA: Ay, qué digo yo... En estos tiempos últimos ha cambiado bastante. Porque parece ser que estaba mal... lo que tomaría o qué... pero ahora parece más centrada. Dicen que es buena, que tiene buen corazón.

Albret: Lo tendrá muy escondido, porque no se le ve por ningún lado. El Cholo Simeone.

MDA: Ese me cae... iba a decir de puta madre.

Albret: Dilo, no pasa nada.

MDA: Ese me cae muy bien porque es el único que ha levantado el equipo.

Albret: Mourinho.

MDA: Mourinho... regular. Porque protesta mucho.

Albret: Mi chica le llama Mierdinho.

MDA: (risas) No, no me cae muy bien ese hombre.

Albret: Cristiano Ronaldo.

MDA: Pues... hombre, no entiendo mucho pero es muy buen jugador y luego cuando habla le veo muy sencillo.

Albret: Messi.

MDA: Ése me cae mejor que el otro.

Albret: ¿Aunque haya defraudado a Hacienda?

MDA: Bueno, pues que lo pague. Pero como juega me cae mejor, yo hablo como jugador.

Albret: Pitbull.

MDA: ¿Ese quién es?

Albret: Ese que canta, que está calvo con gafas de sol. Que es de Miami y habla así: "ya tu sabe, nena".

MDA: Pues no.

Albret: Da igual. El último ya: Jordi Hurtado.

MDA: Uy, ése... parece de cera (risas).

Albret: ¿Crees que en realidad es mayor que tú y la gente no lo sabe? Hay rumores que dicen que está aquí desde que el mundo es mundo.

MDA: Pues no me extrañaría porque yo toda la vida le he visto igual.

Albret: Bueno, siguiente. Hablando de toda la vida... hace poco has cumplido 76 años así que has vivido mucho mundo. Tú naciste en plena guerra civil. ¿Cómo recuerdas la vida en la posguerra? Porque se dice que ahora hay crisis pero aquella época si que tuvo que ser dura, que no había ni internet ni nada.

MDA: (risas) Internet... si lo que no había era ni para comer.

Albret: Bueno, cada uno tiene sus prioridades.

MDA: Hombre... la gente era más sana, no había tanto ladrón como ahora... la gente era más sencilla, los vecinos se ayudaban más los unos a otros... y ahora...

Albret: El mundo moderno es mucho más egoísta, ¿verdad?

MDA: Pero muchísimo más. Antes la gente... no había tantas cosas pero tampoco había tanta maldad. Yo me acuerdo mucho de aquello.

Albret: Tú llevas oficialmente en Andalucía más años que en La Mancha. ¿Echas de menos aquello o te sientes más de aquí que de allí?

MDA: Hombre... me gusta ir una vez al año pero lo que pasa es que ya no recuerdo a nadie, las casas... Aquello ya no hay quien lo reconozca.

Albret: Con 76 años, ¿qué te gustaría hacer en la vida? ¿Qué objetivo te queda por cumplir? No sé, viajar a algún sitio, hacer un blog, apuntarte a clases de zumba...

MDA: Pues nada... conservar la salud y ver a mis hijos bien. Poca cosa más.

Albret: ¿Me ves a mí bien?

MDA: Pues sí. Te veo mejor, más contento... bien. Yo estando mis hijos bien soy feliz.

Albret: Estoy en la época en que todos mis amigos están empezando a ser papás. ¿Tú me ves a mí como papá algún día?

MDA: Pueeeees... no te veo del todo como papá, eh (risas)

Albret: ¿No me ves como padre porque me sigues viendo como hijo?

MDA: Pues sí, porque eres mi hijo pequeño... pero se me haría raro verte con un niño (risas)

Albret: Bueno, y a mí, pero esas cosas no se saben hasta que llegan, ¿no? Es ley de vida.

MDA: Sí, pero... los hombres cuanto más tardéis, mejor. Cuando estéis más situados...

Albret: Algún día lo verás.

MDA: Algún día, ojalá dure y lo vea.

Albret: ¿Qué crees que diría papá de mi si estuviera aquí?

MDA: Estaría muy orgulloso. Su Alberto... se volvía loco con él.

Albret: Lo sé.

MDA: Estaría muy orgulloso, sí.

Albret: Ay, que me voy a acabar poniendo tierno. Bueno, para ir cerrando la entrevista me gustaría que le mandases un mensaje a toda la gente que alguna vez se ha metido con mi nariz ya que tú, en cierto modo, eres la responsable de que yo tenga la nariz que tengo. ¿Algo que decir?

MDA: Anda, coño... qué tontería con la nariz grande... a lo mejor el que se ha metido con tu nariz por dentro tiene... muy mala leche.

Albret: Dicen que los que tienen la nariz grande también tienen otra cosa grande.

MDA: Pues mira (risas)

Albret: Rápidamente para finalizar, ronda relámpago de términos de rabiosa actualidad. ¿Sabes lo que es un selfie?

MDA: Pues si te digo la verdad...

Albret: ¿El postureo?

MDA: Tampoco.

Albret: ¿Un lumbersexual?

MDA: (risas) Yo soy más antigua, hijo.

Albret: No, si yo no tengo los años que tú y también me cuesta comprender ciertas cosas, luego te las explico. Bueno, pues este ha sido mi regalo del día de la madre, dedicarte un post y, con un poco de suerte, conseguir que te hagas famosa y acabes saliendo en el Sálvame.

MDA: No será verdad.

Albret: Bueno, eso ya no depende de mí.

MDA: ¿Qué voy a salir yo, en la tele? ¿A estas alturas?

Albret: Pues igual te haces famosa, yo qué sé. La abuela coraje.

MDA: (risas) Sí, claro.

Albret: ¿Te ha gustado esta experiencia?

MDA: Pues sí, me ha gustado.

Albret: ¿Puede ser éste el peor regalo del día de la madre que te han hecho alguna vez?

MDA: Hombre, el peor no. El peor ha sido el que no me han hecho.

Albret: Está bien escuchar eso de un regalo que me ha salido de grati. Pues nada, mamá, feliz día de la madre y que te quiero mucho. Un besito.

MDA: Muchas gracias, cariño.


PD: Como mi madre me ha pedido expresamente que no publique ninguna foto suya voy a hacerle caso y en su lugar voy a poner una de la de Floyd Mayweather (¿o debería decir MOUweather?) para que os podáis cagar en ella a gusto. No sé si su victoria de anoche a los puntos sobre Manny Pacquiao (o el "chino moreno" como decían por ahí) habrá sido justa o no según las reglas, pero lo que tengo claro es que un boxeador que se tira todo el combate más importante de su vida huyendo de su rival, por muchas estadísticas que tenga a su favor, jamás alcanzará el estatus de leyenda.

1 comentario :

  1. Feliz día de las mamis mamá de Alberto y bienvenida a la blogosfera! Señorito Hitman, felices 1400 posts, de diferente temática aunque siempre con tu "toque" personal e intransferible.

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }