viernes, 16 de diciembre de 2011

Choque de Reyes


Qué lejos quedan ya los títulos de la Europa League y la Supercopa de Europa. Los goles de Forlán. La magia de Agüero. El orgullo y el prestigio recuperados. Apenas ha pasado un año de aquello y el Atleti, mi Atleti, vuelve a ser el hazmerreír del fútbol español por culpa del penúltimo caso de mala gestión de sus responsables: el "Caso Reyes". El utrerano, según ha anunciado Deportes Cuatro hace un rato, va a fichar esta misma tarde por el Sevilla, lo cual me lleva a las siguientes y demoledoras conclusiones:

- Gregorio Manzano es, como mínimo, una persona muy poco inteligente habiendo fichado en primer lugar por un club que no le quería (vino como descarte de otros entrenadores sin ser del gusto ni de presidente ni de máximo accionista) y un mal entrenador por no saber gestionar una crisis con un jugador rebelde en particular y no saber (o no querer) claudicar teniendo a toda la afición en su contra desde el minuto 1, por más que tenga muy buenas intenciones futbolísticas. Eso sí, que aguante todo lo que pueda en el puesto que así se lo lleva luego calentito.

- José Antonio Reyes es un ingrato, un niñato maleducado pese a tener ya los huevos negros y un mercenario de primer orden. Al margen de que se acabe yendo o no al Sevilla, al Galatasaray o al Tordesillas en el mercado de invierno, el mero hecho de presentarse a la afición como la víctima de una conspiración, creando el consecuente mal ambiente en el entorno, y de, al mismo tiempo, estar negociando su salida del club en cuanto le ha surgido una mínima complicación es de hipócritas y de cobardes.

- La afición, siendo generoso, no tiene ni puta idea de lo que quiere o de por qué lo quiere (básicamente como el 99% de las aficiones del resto de clubes de fútbol del mundo). Ayer mismo se escucharon los habituales cánticos llamando "mercenarios" a los jugadores, metiéndose con la directiva y con Manzano y apoyando a Reyes. Pues bien, ese Reyes al que tanto queréis os va a dejar tirados a las primeras de cambio y esa directiva a la que tanto odiáis es la que fichó a esos jugadores que, a principios de temporada, encadenaban una goleada tras otra y a los que tanto queríais. Vuestros gritos insultan mi inteligencia.

- Lo mejor, para el final: Gil Marín y Cerezo, esos dos impresentables que han delegado todos los marrones que ellos mismos provocan en Caminero y los grandes culpables de todo esto, han decidido (por acción u omisión) prácticamente regalar a un jugador clave (como ya hicieron con Simao, Maxi o Forlán) a un rival directo y en plena competición como consecuencia de un pique de éste con un entrenador al cual, como mucho, le quedan dos semanas en el cargo antes de que lo destituyan. Es el colmo de los disparates, uno más de los que ya nos tienen acostumbrados el dúo Gilezo (me acabo de inventar ese nombre, si Merkozy y Zapajoy han calado éste también debería hacerlo).

En resumen, que el Atleti vuelve a ser un club muy difícil de defender y yo vuelvo a estar, una vez más, avergonzado de ser un hincha suyo. Aunque, ahora que lo pienso, ¿no habrá sido todo esto una maniobra del Sevilla y en realidad Manzano siempre ha sido un topo de Del Nido...?

PD 1: el PP deja sin grupo parlamentario a Amaiur usando como justificación un informe jurídico elaborado por el despacho de la Señorita Pepis al tiempo que a UPyD sí que le permite formar grupo junto al diputado de Foro Asturias. "La ley no se puede aplicar para todos por igual", dicen. Vaya, y yo que pensaba que la Constitución decía justamente lo contrario.

PD 2: Trent Reznor (vale, y Atticus Ross) vuelve a estar nominado a los Globos de Oro por la banda sonora de The girl with the dragon tattoo. Esto empieza a ser demasiado fácil.

1 comentario :

  1. Anónimo6:35 p. m.

    Albret, ser del Atleti no tiene charm.

    Hazte del Mandril ya, copón.

    W.

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }