martes, 12 de abril de 2011

Thank you, Edge



1 de abril de 1990: en el Skydome de Toronto, Hulk Hogan y el Ultimate Warrior se enfrentan en Wrestlemania VI en uno de los combates más anticipados de la historia del wrestling... y en primera fila del público, pegado al ring, un jovencito canadiense llamado Adam Copeland decide en ese mismo momento que él también quiere ser una superestrella de la WWF y llegar tan alto como Hogan y el Warrior.

11 de abril de 2011: un ya adulto Adam Copeland, conocido para el universo WWE (y para la bella Denisse Kalt) como Edge, anuncia de forma sorprendente su retirada de la lucha libre profesional debido a las lesiones arrastradas a lo largo de su carrera (la principal de ellas una fractura de cuello que se produjo en 2003) que, de haber continuado luchando, habrían puesto muy seriamente en peligro su vida. Una carrera que le sitúa entre los más grandes de la historia y que está llena de reconocimientos como han sido sus 11 campeonatos mundiales (otra cosa es que la gran mayoría de ellos hayan sido de transición para otros luchadores), su King of the Ring de 2001, su Royal Rumble Match de 2010, su irrepetible pareja con su amigo en la vida real Christian y momentos inolvidables como sus chulísimas entradas al ring con el Metalingus de Alter bridge de fondo, su victoria en el primer Money In The Bank y su posterior canjeo sorpresa contra John Cena (uno de los momentos en que más he disfrutado en la historia de la WWE), su relación semipornográfica con Lita (lo que le hizo ganarse su famoso apelativo de Rated-R Superstar), su breve reinado como campeón por parejas con, precisamente, su ídolo de la infancia Hulk Hogan, el braguetazo que dio con su jefa Vickie Guerrero o, sobre todo, su main event de Wrestlemania XXIV en un gran combate contra el Undertaker.

Hace apenas unos días, cuando en Wrestlemania XXVII Edge consiguió retener su título de campeón contra Alberto Del Rio, todos los que manejamos un poco de wrestling nos alegramos de este hecho ya que era una victoria muy merecida para él, un gran luchador que siempre había salido derrotado en sus combates titulares en Wrestlemania y que ya se iba mereciendo un reconocimiento así a toda su carrera. Poco podíamos imaginarnos que esa victoria era porque, sencillamente, ése iba a ser su último combate. Ayer Edge se despidió de sus fans con lágrimas en los ojos pero orgulloso de saber que se va en todo lo alto, como el imbatido campeón mundial de los pesos pesados... algo que no pudieron lograr ni Hulk Hogan ni el Ultimate Warrior. Quién sabe si entre el público de ayer en Bridgeport, Connecticut, había algún niño que, al oir a Edge hablar, pensase "yo de mayor quiero ser como él"... y, dentro de 20 años, sea él el protagonista de algún post elogiando una carrera tan grande o mayor aún que la de su ídolo. Gracias por todo, Adam. Ya te echamos de menos.

PD 1: réstate una, Rizos.

PD 2: no, no sé qué fue del Marinero Tarugo, señor W.

9 comentarios :

  1. Anónimo7:38 p. m.

    Es casi un RIP. Todo sea por su salud e integridad física, nos ha dejado grandes momentos.
    Me da miedo que todos mis ídolos se tienen que acabar retirando por problemas de salud y no por voluntad propia de que ya estén cansados, o motivos similares.
    La bella D.Kalt. XDDDDDD

    ResponderEliminar
  2. No es por joder, pero a la Jolie la veo muy delgada últimamente, ¿eh?

    ResponderEliminar
  3. Anónimo8:14 p. m.

    Por fin hablas de Hulk Hogan y El Último Guerrero. Sinceramente, pensaba que después de anularlo Telecinco ya no existía la Uvedoble Uvedoble Efeeee.
    ¿Dónde están Los Sacamantecas y Vicente Engonga?

    Matarte (montado en un triciclo pequeñito y con la careta del muñeco de Saw)

    ResponderEliminar
  4. Están metiéndose el pene entre ellos. Espero no haber arruinado su infancia con esta imagen mental, señor W.

    ResponderEliminar
  5. Oye guapo. Que he hecho un post para que pongáis las cosas buenas, no para que ahora me achaques tb los males de los tíos de la lucha libre :P

    ResponderEliminar
  6. Anónimo9:30 p. m.

    Hola, Alberto.
    Vamos a jugar a un juego...

    FD: Billy, el muÑEco de Sa W.

    ResponderEliminar
  7. Anónimo4:01 p. m.

    La luciérnaga, apagando su aparente fuego, anuncia que el día está cerca. Adiós, adiós, adiós. Recuérdame.

    ResponderEliminar
  8. Anónimo4:02 p. m.

    Yo, lo que quiero es hablar en inglés, "Home english", en compañía.

    ResponderEliminar
  9. Anónimo10:28 p. m.

    Pero quien viese, ¡oh vista dolorosa! La mal ceñida Reina, el pie desnudo,. girar de un lado al otro, amenazando. extinguir con sus lágrimas el fuego.

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }