martes, 10 de febrero de 2009

Eluana

Si hay algo que me encanta en esta vida es dejar en evidencia los discursos demagógicos, contradictorios o, simplemente, estúpidos, y cada cierto tiempo ocurren determinados acontecimientos públicos en los cuales todo el mundo se cree con derecho a mostrar su opinión como si a alguien le importase (incluso yo mismo). Esta semana hemos asistido a uno de esos acontecimientos, el cual ha supuesto un nuevo festival de demagogia, de palabrería barata y de prostitución del derecho a la información: el "Caso Eluana".

Para los que hayáis vivido estos días en una cueva os lo resumiré: Eluana era una italiana que llevaba diecisiete años en coma y que, tras una batalla legal y mediática que ha sido protagonista de la actualidad internacional en esta última semana, ayer falleció en extrañas circunstancias. La derecha italiana y la Iglesia hicieron de este caso su caballo de batalla contra la eutanasia en particular (se ha oído más la palabra "asesinos" en la RAI, en los periódicos conservadores y en boca de los obispos que en una manifestación de la AVT contra Zapatero) y contra la disoluta moral roja en general, y ahora la que se puede liar allí es parda porque los ánimos fachas están bastante encendiditos.

Es precisamente en la postura de la Iglesia en la que quiero profundizar. ¿No os parece cuando menos irónico que la Iglesia, que desde el principio de los tiempos ha estado en contra de cualquier avance científico que desacredite y desmonte su gran chiringuito (más recientemente con el tema de las células madre o con las clases de creaccionismo en la América garrula), ahora apele precisamente a la ciencia para salvarle la vida a una persona que ha sido elegida (por la naturaleza, por Dios, por lo que sea) para morir? La Iglesia siempre ha atacado la eutanasia argumentando que el hombre no es dueño de su propio cuerpo, y que sólamente Dios puede decidir cuándo termina la vida de una persona. Pues bien, en este caso precisamente si no es por la intervención de la ciencia y de las máquinas que la mantenían "viva" artificialmente, Eluana habría muerto hace ya muchos años. ¡La Iglesia se apoya en la ciencia que siempre ha atacado como método para ir en contra de las decisiones de su propio jefe! Lo dicho, cuando menos curioso.

Se puede estar a favor o en contra de la eutanasia siempre y cuando se argumente con coherencia (yo tampoco estoy a favor en todos los casos, es un tema delicado), pero que los autodenominados defensores de la vida y la "moral" sean unos viciosos disfrazados de virtuosos que lo único que buscan es estar permanentemente en el candelero para sacar tajada de las desgracias ajenas es algo que debería darnos bastante miedo.


3 comentarios :

  1. Yo hace tiempo que no opino sobre las bases de la iglesia para defender o atacar a los demás... Total, pa qué.

    Porcier, el sábado vimos una escena similar a la de tu post anterior. Lo sepas.

    ResponderEliminar
  2. ¿Ah, sí? ¿Vísteis un bloqueo creativo?

    ResponderEliminar
  3. Hay que salir a quemar iglesias cuanto antes.

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }