domingo, 21 de octubre de 2007

G de gañán

Por mucho que hable de señorío, charm, saber estar y demás mierdas, hay que ser sincero con uno mismo y he de reconocer que, tras botellones como el de anoche, queda demostrado que soy un gañán del quince. Sólo así se explica que vaya por la vida destrozando taxis nada más montarme, llamando "PUTAAAS" a un grupo de travelos que nos querían violar, echando colirios a una invitada a nuestro botellón hasta casi dejarla tuerta, tirando cacahuetes a la bebida de la gente (bien bueno que está el ron con cacahuetes, eh) o bebiendo de botellas antediluvianas de las que hace no mucho me reía jactándome que sólo se las ofrecíamos a los invitados a los que queríamos provocar cagalera.

Bien es cierto que anoche los invitados a mi botellón iban tan mamados como yo (o más) y que si no me ponía a su nivel era bastante probable que me devorasen cual león a un cervatillo herido, pero últimamente cada vez que salgo acabo haciendo el impresentable de una manera vergonzosa. Ya lo sé, que es la filosofía freak, que soy un payaso y tal, pero... ¿por qué no puedo comportarme como un señor, para variar? ¿Tan difícil es tomarse un par de copas y no acabar haciendo la conga desnudo y con un macetero por sombrero? ¿Por qué Arturo Fernández puede y yo no? Que alguien me lo explique que me estoy empezando a desmoralizar.



Las cosas claras

Y he de decir, cambiando de tema, dos cosas: la primera es que me encanta que Marca haya quitado la gran M de su diseño cambiándola por una mancheta más tradicional. Cinco años llevaba esperando ese cambio, nunca me gustó que cambiaran una de sus señas de identidad por una estética más propia de la chaqueta de un estudiante de Yale o Harvard que de un periódico casi centenario. Y la segunda es que anoche tocaron Héroes en Sevilla y Take That en Barcelona, conciertos a los cuales fueron muchos amigos míos y que, según palabras textuales en ambos casos, "llevaban diez años esperando". Qué desplazado me sentí anoche, leche, yo no soy fan de ningún grupo que lleve una década separado. A ver, dejadme que piense: ¿hay alguna otra cosa que lleve diez años esperando? Hums...

2 comentarios :

  1. Bueno,yo no se que edad tienes,asi que de momento no voy a juzgar tus actos en los botellones.Yo en los botellones ahora casi solo hablo.Tengo 28 años.

    Con 22,23 años hacia de todo eso y mas.Bueno,mas que nada porque casi nunca habia pavas.Cuando por casualidad alguno de los 25 pavos que eramos se traia a una pava que no fuera una novia de alguno,claro esta,nos comportabamos mejor.

    Ahora,la verdad,añoro aquellos botellones.Ahora,menos dos o tres supervivientes,todos con novia formal.Es el principio de la segunda mitad de nuestra vida,mucho mas que el final de la primera.Eso es lo que me hace pensar.Cada dia mas.

    Buena semana,Albret.

    ResponderEliminar
  2. 26 pa 27. Sí, esto de que tus amigos empiecen a echarse novia formal y la mayoría de las veces no quieran salir u opten por planes de tranquileo puede llegar a ser bastante frustrante pero bueno, es ley de vida. Aunque he de decir que en el botellón de anoche había tres parejas y eso no fue inconveniente para que allí acabara tol mundo mamao. Depende de la persona, supongo.

    Buena semana a tí también :P

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }