jueves, 12 de julio de 2007

Quiero un moreno

No, tranquil@s, que no me he vuelto guei (pese a que hoy un tipo me ha tirado los tejos en el Carrefour, debe ser el pelito largo éste que me estoy dejando). Lo que quiero decir con el título de este post es que es inconcebible que estemos a mediados de julio y yo aún siga más blanco que el semen.

Cuando me mudé a Madrid me reía yo de todos aquellos que me advertían sobre la morriña de la playa, el agobio que da no tener el mar como referente a la hora de mirar al horizonte y todas esas cosas. "Pringaetes", pensaba, yo que incluso viviendo tantos años delante de la playa nunca me había atraído ésta especialmente. Pues bien, AHORA es cuando la estoy empezando a echar de menos, y AHORA es cuando comprendo cómo en cuanto los madrileñitos tienen vacaciones salen huyendo como ratas hacia la costa en busca de un huequito en la arena.

Porque en otras ciudades no sé, pero en Madrid NO HAY FORMA DE PONERSE MORENO. No la hay, oiga: no hay playa, no tengo terraza a la cual salirme un ratito, y no es plan de salir a la calle descamisado (y menos en una ciudad con tantos muerdealmohadas). Así que como mucho puedo aspirar a un moreno tipo camionero, poca cosa para un malagueño de pro (y del Pro) que ya ha sufrido el escarnio de sus compatriotas, y que lo volverá a sufrir en mayor medida si cabe cuando baje a la Feria de Málaga y la peña esté como el tizón, en contraste con mi blanco ronceril. Llamadme superficial por preocuparme por una cosa tan banal, pero la vida se compone de pequeños detalles y a todos nos gusta estar más guapos, joder. Sobre todo en verano, cuando la proporción de guiris borrachas es 5 veces superior a la media del resto del año.

De todos modos está siendo éste un verano atípico: apenas he ido tres veces a la playa (bañándome de cuerpo completo una, y encima era de noche) y por las noches tengo que acostarme con pijama y arropándome con mi mantita. Ya sé que no es lo mismo un verano en Madrid que en Málaga, y que este año no está haciendo tanto calor como en años anteriores, pero me río yo de todos los que me decían que en la capital haría un calor del carajo. La otra noche me atreví a dormir en camiseta y a la mañana siguiente me desperté costipado. O Al Gore tiene razón y el clima está jodidamente loco, o aquí algo no encaja. De todos modos, quiero mi moreno. ¡QUIERO MI MORENO! ¡LADRONES!


Cléber Santana: un moreno rojiblanco. Albret: un rojiblanco sin moreno.

6 comentarios :

  1. Estar moreno es de pobres, hombre, la gente bien estamos moderadamente blancos :)

    ResponderEliminar
  2. No te habrás unido a la "Pálida burguesía" ésa de Scelerat, ¿verdad? Ay si Hristo te leyera, alabando la blancura...

    ResponderEliminar
  3. El moreno cuesta,siempre y cuando no te entreges a los rayos ultravioletas de solarium

    ResponderEliminar
  4. Pues ya sabes... Vente y nos vamos un día a la playa. Aunque sabes que yo no soy de playa.. Prefiero la mantita y Arrayan, j aj aja. besos Al.
    Por cierto, ya comenzó en concurso de Miss & Mister blogger. + besos.

    ResponderEliminar
  5. Totalmente de acuerdo con practicamente todo (yo tb vengo de zona de playa a Madrid) excepto con lo del calor, se nota que es tu primer verano...espera a que empiece el combo de un mes con temperatura mínima de 33º a las 4:30 de la mañana, no hay quien duerma, a no ser por agotamiento.

    Y lo deponerse moreno es verdad verdadera, yo sólo he ido 2 veces a la playa este verano y sigo con mi blanco nuclear

    Saludos

    ResponderEliminar
  6. Paco Torres3:58 a. m.

    Albrett, no dejarás de sorprenderme. Lo jodido es que tu literatura es buena, cabrón... Por cierto, acabo de volver al blogueo puro y duro y espero que sea ya para quedarme... UN abrazo a todos los que andáis reunidos por allí en estos días...
    NOs seguimos mutuamente...

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }