jueves, 17 de mayo de 2007

You can't see me

Esta tarde me ha pasado una situación un tanto embarazosa, pero ni ha sido la primera (ni la última) vez que me ha sucedido ni he sido la primera (ni la última) persona en experimentarlo. Tras una mañana bastante ajetreada he tenido que ir exactamente al quinto carajo a que me dieran el finiquito de mi anterior curro de teleoperador. Al llegar, les digo a lo que vengo y me dice una amable y bella señorita que espere, que enseguida me atienden (mentira). Pasa el tiempo, yo ahí esperando, y por el rabillo del ojo me doy cuenta que por la puerta entra una ex compañera mía del trabajo también para pedir su finiquito. Ya que dicha mujer y yo apenas hablamos durante mi estancia como chico telefónico, opté por fingir que no la había visto, para así ahorrarme la hipocresía del saludo formal y de interesarme falsamente por su vida. Así que, para evitar tener que actuar con hipocresía, opté por otra solución hipócrita: fingir que no la había visto. ¿No es maravilloso?

El caso es que ella actuó igual, ya que tuvo que ver que yo estaba ahí y una cara tan bella como la mía es difícilmente olvidable (sobre todo si eres mujer), por lo que optó por actuar como si no me hubiera visto. Situación que tomó tintes ya surrealistas cuando, harta de esperar de pie al otro lado de la sala, decidió sentarse JUSTO A MI LADO. Y ahí estábamos los dos, fingiendo que estábamos en babia todo con tal de no tener que saludarnos falsamente.

Como ya he dicho antes, no es la primera vez que una persona tiene que fingir que no ha visto a otra para así no saludarla. En multitud de ocasiones me he encontrado en transportes públicos, principalmente el cercanías, viendo cómo se sentaba cerca de mí algún conocido por el cual no siento demasiado aprecio, por lo que tengo que aguantar lo que dure el trayecto sin saber si levantarme y saludarle, hacerle un simple "ey" o simplemente (que es lo que luego suelo hacer), fingir que el mp3 me tiene obnubilado y que no me he percatado de su presencia. Y seguramente es la opción por la que la otra persona opta también, porque joder, aguantar todo un trayecto teniendo en tu campo visual a alguien a quien no quieres saludar es bastante incómodo.

Igual estoy exagerando y en realidad es que cuento con el don de la invisibilidad (eso explicaría muchos sábados desastrosos), pero resulta curioso ver cómo la gente puede llegar a realizar ciertos acuerdos no verbales sin tan siquiera mirarse para ello. "Si tú haces como que no me has visto, yo haré como que no te he visto, y así salimos ganando los dos". Y tan ricamente, eh.

Y, por cierto... ¡¡¡QUÉ GANAS TENGO DE VER ZODIAC!!! ¿Se apunta alguien a ir a verla?

No hay comentarios :

Publicar un comentario

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }