viernes, 12 de enero de 2007

Welcome to the jungle, baby


¡Chou mi de moniii!

El trabajo es la selva, ahora lo estoy empezando a comprender. Esta mañana he ido a una entrevista para una compañía de telemárketing y, al parecer, la cosa ha ido bien y me van a contratar. La próxima semana daré unas clases de formación y, si nada raro ocurre (lo cual no descarto, recordemos el Efecto Roper también aplicable al ámbito laboral), empezaría a currar ganando una pasta, la verdad: la suficiente para pagarme la mensualidad del Máster e incluso también el alquiler del piso. Pero bueno, seamos cautos, que no todo son ventajas: voy a ser un ser estresado, no tendré tiempo de descanso entre el Máster y el curro, y lo peor de todo: ¡¡¡ME PERDERÉ EL COMIENZO DEL CONCIERTO DE NINE INCH NAILS!!! ¿Me podré escapar antes del curro ese día? ¿Ya me habrán despedido para entonces? ¿Tendré que ir a verlos a Barcelona y revender mi entrada? Ains, ésto es la vida de adúltero.

Pero bueno, el título del post. Como decía, esta mañana ha sido la entrevista y, sorprendentemente, no nos ha entrevistado nadie sino que hemos tenido que entrevistarnos entre los candidatos, los unos a los otros (técnicas de éstas moelnas, supongo). Pues bien, la que me ha entrevistado a mí no ha podido tener más mala leche, ha ido a degüello: que si qué haría yo en tal situación, que si dónde buscaría clientes, que si cómo convencería a una persona en particular de que me compre lo que le quiero vender, etc. Nada de preguntas tontas ni compañerismo, no. Preguntas técnicas en plan Risto Mejide para hundir y ver mi cara de circunstancia. Yo, como soy un señor, he salido del apuro lo mejor que he podido (teniendo en cuenta que no tengo ni zorra de televenta) y puede que eso incluso me haya beneficiado, pero es que la tía ha ido a saco. Y encima era colega periodista, lo cual te da una idea de cómo está el mundo laboral. Al enemigo, ni agua. Eso sí, como al final trabajemos juntos te vas a cagar, monina.

Por cierto, resulta cuando menos curioso que últimamente sólo encuentre trabajo de cosas que detesto: el año pasado repartiendo publicidad, y éste llamando a desconocidos para convencerles de que me compren cosas que yo mismo no compraría. ¿Soy un hipócrita? Es posible, pero si anoche Jesús Vázquez habló de lo mala que es la piratería y apenas unos minutos después le daba la razón a Risto en su alegato contra los altos precios de los cedés, pues yo también puedo ser un hipócrita. Jijiji.

7 comentarios :

  1. Menudos ejemplos a seguir en la vida tienes tú xDDDDDD

    ResponderEliminar
  2. Currar en una empresa de Telemarketing será una de las cosas malas que recordarás haber hecho en tu vida.
    Mucha pasta tienen que pagarte para que estés a gusto. Y me refiero a más de 200 tariles al mes.

    ResponderEliminar
  3. Enhorabuena por el curro. En cuanto a la puta esa de tu compañera... dale su merecido. Se me ocurren varias ideas, pero son despreciables, por los que te las contaré mejor en el piso

    ResponderEliminar
  4. El Nutria9:12 p. m.

    podrias asestarle un "cómemela guarrrrrrrraaa" , mientras le esputas una gran sonrisa.

    ResponderEliminar
  5. Enhorabuena por el trabajo. Ya nos contarás qué tal te va. ¡Mucha suerte!

    Saludos,

    ResponderEliminar
  6. Anónimo10:39 a. m.

    Mucha suerte en tu trabajo nuevo, y ya verás como al final no resulta ser tan malo como te dicen algunos. Además recuerda que a final de mes, cuando se cobra, se olvidan los malos momentos pasados, ja ja. Y por cierto para vender hay que ser hipócrita, porque forma parte de ello. Mil besos y a por ellos!! WOMANDARINA

    ResponderEliminar
  7. Yo quiero una actualización contándonos qué tal te va ^^

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }