miércoles, 3 de enero de 2007

Retales de la Vieja Onuba

Este año se cumple un lustro del que, probablemente, ha sido mi mejor año hasta la fecha: 2002. Ese año se fundó el Comando Etílico y comencé de verdad a tener un grupo de amigos, algo que hasta ese momento nunca había tenido. El momento cumbre de la exaltación de la amistad y el gamberrismo que fue ese año se produjo en nuestro verano en Huelva, donde acosamos a reporteras, tiramos huevos a la calle y en la calle, nos autodenigramos hasta límites insospechados y aprendimos lo maravilloso que puede ser desayunar sangría con pan. En homenaje a esa locura de verano, os pongo uno de los videoclises que veíamos un día sí y otro también. Esto es arte y no lo que hay en los museos. Aprende, Bisbal.

8 comentarios :

  1. Ernesto Díaz de Vivar9:18 p. m.

    Qué tiempos aquéllos, cuando eramos grandes y la pérdida sistemática de rumbo vital era cool. Yo inventé la sangría con pringles para el desayuno, y tú reinventaste el concepto de ligar con tus babuchas del atleti.

    ResponderEliminar
  2. Ella se lo perdió. Qué puta era.

    ResponderEliminar
  3. OO Al, no es propio de ti hablar así XDDDD ¿Era rubia? Entonces vale :P

    Qué bonito vídeo, es casi como el de la vieja aquella imitando a nuestra Shaki...

    ResponderEliminar
  4. Pues la verdad es que sí, era rubia xDDD

    ResponderEliminar
  5. Que vivan las rubias!
    (que vivan en mi casa, si eso)

    ResponderEliminar
  6. Tony Alexander King4:43 p. m.

    las rubias molan

    ResponderEliminar
  7. misógino9:29 a. m.

    Las rubias son a los tíos lo que los negros a las tías. Atractivas (los negros por la tranka) y de coeficiente intelectual mínimo

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }