martes, 10 de octubre de 2006

El Renacimiento

Hoy, 10 de octubre, es mi cumpleaños. Bueno, no el que pone en mi DNI (31 de diciembre), sino el extraoficial. Porque se puede decir que el 10 de octubre de 2002 volví a nacer, y es que estuve a un paso de cascarla. Así de fuerte.

Salía yo de la facultad con el Meca y nos dirigíamos a la parada del Portillo para volver a mi casita a comer. Hacía un vientazo exagerado ese día, pero procurábamos no hacerle mucho caso (aunque a mí me jodía especialmente, ya que tenía el pelo largo a lo jevi) hablando de todas las trivialidades posibles: que el profesor tal era un hijoputa, que si en la Feria de Fuengirola tenía pensado liarla (era apenas un par de días después), que si tal tía de la clase estaba para fornicársela, etc. Íbamos a lo nuestro cuando, aproximándonos a la parada de mi autobús, y con nosotros hablando tan tranquilamente, de repente notamos que algo pasa VOLANDO entre nuestras cabezas. Miramos, y era... ¡¡¡un trozo de persiana de una ventana del edificio que estaba delante de nosotros!!! El vientazo que hacía lo había arrancado, y no sólo hizo que cayera hacia abajo en honor a Newton, sino que salió volando y pasó entre nosotros como un misil. Repito, a la altura de nuestras cabezas.

En ese momento no supimos muy bien cómo reaccionar. Al principio nos miramos con la cara blanca, luego el Meca dijo algo producto de la sorpresa (en plan "¡Joder!") y posteriormente a mí no se me ocurrió otra cosa que echarme a reír. Supongo que fue una reacción producto de la adrenalina o para, subconscientemente, quitarle importancia al hecho que acababa de suceder. Pero ya empecé a ser consciente de lo que había estado a punto de pasarnos cuando miré al resto de la gente que estaba esperando el autobús y estaban todos mirándonos con los ojos como platos. Que por poco no lo contamos, vaya.

Así que, pese a que aquel día tuve mucha buena suerte, los 10 de octubre son pa temerles. Porque no sólo me pasó lo de la persiana en esa fecha, sino que en 1990 me partí la tibia en una atracción de la feria de Fuengirola. Hoy no voy a salir a la calle, por si acaso. Aunque claro, también podría electrocutarme con el ordenador o colarse por mi ventana un ornitorrinco cabreado. Toquemos madera.

1 comentario :

  1. Yo hace años soñé que moría de accidente de coche el día antes de mi 25 cumpleaños, pero, obviamente, he sobrevivido.
    Pero al loro, porque me acordé mil los días antes, eh...

    ResponderEliminar

 
input.btnocultar { background:#586064 url('http://tudireccionporfavor.com/codigo.png') no-repeat 2px; color: #0099CC; font-size: 13px; font-weight:bold; padding-left: 15px; margin-bottom: 10px; }